París, la ciudad que siempre está de moda

bajo la torre eiffel

París, la glamurosa capital de Francia, es una de las ciudades más importantes e influyentes del mundo. Conocida como la ciudad luz y la cuidad del amor, es también, por supuesto, la ciudad de la MODA.

Viajar a esta maravillosa ciudad para trabajar en lo que me apasiona, eso no tiene precio…
Torre Eiffel
En este camino, es muy importante el ritmo… Y lo que siempre llevo conmigo es la ilusión y  la alegría; eso nunca puede faltar.
Además de conocer otra gente y otras formas de vivir, alejarte de la vida cotidiana hace que te conozcas, que descubras partes de ti que no conocías y que te sorprendas a ti misma.
Cuando llegué al aeropuerto , en la terminal de llegadas, tuve sentimientos en estado puro, pensar que estaba en la cuidad de la MODA, la Torre EIFFEL, el museo del LOUVRE, en el hogar de los mejores diseñadores y firmas de cosméticos… Lo que pensaba era real, ¡estaba en París! Todas mis expectativas empezaron a crecer, ya que mi objetivo se había cumplido: trabajar en París.
Galeries Lafayette
En mis ratos libres no dejé de caminar por las tiendas de alta costura en los campos Elíseos. Si eres adicto a las compras, París es una de las mejores ciudades para comprar, sobre todo para los que buscan lujo; pero no te asustes, si tus objetivos apuntan a algo más económico, Paris ofrece un amplio abanico para todos los bolsillos.
Después de un intenso día, al finalizar mi jornada laboral, no podía faltar una parada en la pastelería “Pierre Hemé”, es famosa por sus deliciosos macarons y sus croissants. La exquisita comida y las amplias colecciones de arte de la ciudad, también merecen su parte de reconocimiento.
La capital francesa es la que mantiene informado al resto del mundo de las últimas tendencias de la moda. Y cuando la visites, mi consejo es que te atrevas a experimentar con tu look, pues todo es permitido y promovido por la sociedad parisina.
Cristina en Torre Eiffel
Esta experiencia ha hecho que me plantee nuevas metas: quiero tomar la decisión cada mañana de sonreír, quiero sonreír hasta que me duela la cara.
Definitivamente, viajar, soñar, experimentar, descubrir y conocer a a otras personas, lugares y culturas hace que me conozca mejor, abriéndome a nuevas oportunidades.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.