La importancia de la imagen personal

importancia-de-la-imagen-personal

Nuestra imagen personal es nuestra carta de presentación, con ella decimos al mundo cómo queremos relacionarnos. Es una potente arma para hablar sin pronunciar palabra, una magnífica herramienta para comunicarnos.

Además nuestra imagen personal influye de forma directa en nuestra autoestima, en la valoración que hacemos de nosotros mismos y, por ende, condiciona nuestra forma de comportarnos. Está demostrado que la insatisfacción con nuestra imagen personal se encuentra intrínsecamente relacionada con la baja autoestima.

Tener una buena imagen, una imagen positiva de ti misma, hará que te aceptes, te agrades, que te sientas segura de ti misma… y eso, sin duda, condicionará tu estado de ánimo, tu autoestima, tu motivación y tu manera de ver la vida.

Trabaja tu imagen personal

No hablo de cambios radicales, de cambiar nuestra imagen de manera radical. Pequeños cambios pueden contribuir a ofrecerte lo que necesitas.

Seamos realistas y sinceros con nosotros mismos: el ser humano es imperfecto por naturaleza. Todos (sin excepciones) tenemos defectos. La clave está en saber disimularlos lo mejor posible y sacar el máximo partido a nuestras virtudes.

Elegir la ropa y los complementos adecuados, apostar por un corte de pelo o peinado diferente, recurrir al maquillaje, etc. Se trata de detalles tan simples y al alcance de cualquiera que no los valoramos lo suficiente; pero sabiendo cómo emplearlos, pueden cambiar tu imagen.

¿Hacemos un trato?

Se me ocurre algo para que tú misma compruebes la importancia de tu imagen…

Todos tenemos días o momentos malos… Pues bien, cuando te sientas mal, decaída o desmotivada, te propongo que abras tu armario y te pongas tu vestido preferido, o esa blusa que sabes que te sienta genial, que te subas a tus tacones, te pongas el rímel y te sueltes la melena. Te propongo, en definitiva, que te arregles, te pongas guapa, que te sientas atractiva. Y luego, sal a la calle… pasea por las calles de tu ciudad, sonríe, toma un café, disfruta.

Cuando regreses a casa, reflexiona… ¿realmente ha contribuido tu imagen a sentirme mejor, más animada? Tú misma obtendrás la respuesta de tu experiencia.

Y a mí, por supuesto, me encantará saberla… 😉

2 comentarios
  1. Fernando
    Fernando Dice:

    Me parece muy bien eso de que hay que maquillar nuestros defectos o simplemente hacer que nuestras virtudes llamen mas la atención, ya que como muy bien dices todos tenemos defectos, y unos los saben disimular mejor que otros, es cuestion de que en la balanza predomine lo bueno.

    Responder
    • cristinapizarro
      cristinapizarro Dice:

      Lo más importante es quererte tal cuál eres, ser feliz y así conseguirás que esa balanza de la que hablas la mayoría de la veces este igualada…

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.